19/10/09

Un 'divertimento' ajedrecístico

G.D.Lee, M.McDowell, A.J.Mestel & J.Quah

QCT, Turku 1995

Todos conocemos a algún jugador recalcitrante, siempre dispuesto a echar atrás una jugada, que, a pesar de todo, siempre acaba recibiendo mate. No es exactamente el caso, pero esta posición causa una sensación semejante a jugar con uno de esos jugadores. Sin esfuerzo, cualquier jugador que juegue con las piezas blancas podrá dar mate en ¡una jugada! Pero ahí no acaba la historia. Retírese la pieza que ha dado mate y, nuevamente, las blancas dan mate en una jugada. Sucesivamente, las blancas pueden dar una serie de mates, hasta que llega un momento en que la cosa ya no da más de sí. Pero entonces empiezan a jugar las negras, que a su vez podrán dar una serie de jaques mates en una. Así hasta un total de ¡16 mates! Y todo en unos pocos minutos. Una gozada para cualquier instinto asesino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada