18/2/11

¡Más madera!

¡Más madera!: "
Hace tiempo hablamos de algunas circunstancias que rodean a las ofertas de tablas, en un artículo que titulé ¿Tablas por qué? Hoy voy a comentar un detalle importante referente al reglamento que he notado que algunos de mis alumnos desconocen. Como normalmente trabajo con jugadores que no han aprendido conmigo, sino en su colegio, o en un club o en casa con la familia, a veces doy por sentado que conocen más cosas de las que en realidad saben. Cada vez, es verdad, presupongo menos, después de encontrar tantos alumnos que han aprendido cosas como que la dama vale 10 puntos y es superior a dos torres o a tres piezas menores, o que en cualquier posición hay que atacar siempre al rey enemigo.

Pero no nos desviemos del tema. Existen muchos jugadores que ofrecen tablas cuando les toca mover. Me parece que están en su derecho de hacerlo (en cambio no es correcto mover, pulsar el reloj, y mientras corre el tiempo del rival ofrecer tablas) pero igualmente el rival está en su perfecto derecho de contestar cuando vea la jugada de su oponente. Insisto en esto porque he notado que muchos jugadores creen que deben responder de inmediato a esa oferta de tablas, pensando que si no contestan, y el que las ofrece mueve, la proposición de empate ya no puede ser aceptada. Ni hablar. De hecho, para evitar problemas, una buena costumbre cuando nos ofrecen tablas antes de mover es responder: 'cuando vea tu jugada te respondo'.

Una vez que tenemos claro este derecho resulta absurdo aceptar unas tablas que se han propuesto antes de mover. Siempre será mejor esperar a ver la jugada que nos hacen. Las tablas ya las tenemos en el bolsillo, pero no está de más ver la jugada que nos hacen antes de aceptar por si nuestro rival no tiene su mejor día y nos brinda algún regalo.

Y ya que volvemos a tratar en las líneas de este blog el siempre espinoso tema de las tablas (más madera), permitidme un consejo: ¡menos tablas y más lucha!
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada